Ha cumplido 4 años y nos quejamos de las travesuras de nuestro/a hijo/a, de lo temerario/a y desobediente que es: le reprochamos sus rabietas, sus desplantes y esa manía de tocarlo todo.

Pero podemos entender mejor su comportamiento si conocémos en qué consiste la etapa por la que está pasando a los 4 años de edad. Su comportamiento en esta etapa lo podemos dividir en cuatro aspectos diferentes:

  • Desarrollo emocional: La personalidad de nuestro/a hijo/a va emergiendo poco a poco. Por eso el “no quiero” se convierte en su expresión favorita. Es el momento de ayudarle a realizar pequeños retos (abrocharse los botones, vestirse sólo/a, ordenar su cuarto…).

No es de extrañar que en esta etapa se enfrente a los padres por primera vez. Debemos comprender que está buscando reafirmarse como persona y este desafío es un signo positivo de que está probando los límites de su independencia.

Es muy sensible con los sentimientos de los demás y se esfuerza por contentar a la gente. Es un buen momento para enseñarle a ayudar a los demás.

  • Desarrollo psicomotriz: Sus habilidades motrices progresan rápidamente y necesita experimentar con ellas. Si hasta ahora su energía ha sido inagotable, ahora va a ser el doble, por eso hay que darle oportunidades a diario para gastarla, si no se hace así, saldrá de forma incontrolada.
  • Desarrollo cognitivo: Comienza a distinguir entre realidad y fantasía pero todavía las confunde. Por eso hay que controlar lo que ve en la televisión, pues puede producirle miedo.

Debe jugar con rompecabezas sencillos, a copiar su nombre y a jugar con figuras geométricas sencillas.

Es capaz de buscar soluciones por él mismo. Si no sabe resolver un puzzle, intenta darle unas pautas para que lo consiga, pero no le coloques las piezas.

  • Desarrollo social: Es más independiente de los padres y más abierto/a a los demás. Es el momento de reconocer lo que hace bien y darle su importancia dentro de la casa, por ejemplo dándole a elegir el postre o mandándole pequeñas tareas.

Más información | desarrollo físico y mental de un niño de 4 años de edad

Hacer un comentario