anemia-embarazoDurante el embarazo, más concretamente a partir de la semana 20 del mismo, es posible que pueda aparecer la anemia de la gestación, la cual tiende a provocar que la futura mamá sienta más agitación, cansancio y mucho más incómoda.

En lo que se refiere a las causas de la anemia en el embarazo propiamente dicho, nos encontramos con que, por regla general, el 90% de las anemias son anemias de tipo ferropénico; es decir, debido a una pérdida de hierro (elemento cuyo consumo la futura mamá debe aumentar durante la etapa de la gestación).

Y, precisamente, a la hora de identificar o no si existe realmente anemia en el embarazo, el médico deberá constatarlo con la realización de un análisis de sangre. Una vez confirmado, prescribirá el consumo de los suplementos adecuados.

¿Cómo evitar la anemia del embarazo?

Para evitar la anemia del embarazo, lo más adecuado es alimentarse y nutrirse de manera correctamente todo el embarazo.

No en vano, es prácticamente fundamental aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro (como pescados, cereales, espinacas, legumbres o frutas secas).

Además, dado que la vitamina C promueve la absorción del hierro, es ideal tomar zumos de naranjas, evitando asimismo la combinación de té o café con comidas.

Hacer un comentario