botiquin-caseroContar con un botiquín casero se convierte en una opción sumamente adecuada –y segura- como remedio rápido cuando se produce algún accidente leve en casa, sobretodo por parte de nuestros hijos/as.

Es conveniente indicar que no es lo mismo contar con un botiquín en casa completo que automedicarse. Son dos términos que en absoluto deberían confundirse, puesto que la toma de un medicamento siempre debe haber sido previamente prescrita por un profesional médico.

También debemos tener en cuenta la retirada de aquellos medicamentos caducados, los cuales deben ser reciclados y retirados en la farmacia.

Si deseas contar con un completo botiquín casero en casa toma buena nota de los útiles y elementos que te indicamos a continuación. Eso sí, evita como te hemos indicado los medicamentos ya caducados y aquellos que no son indispensables.

Contenido básico de un botiquín casero

  • Agua oxigenada: Es muchísimo más adecuado que el alcohol, dado que es un buen desinfectante, aporta oxígeno y además no escuece. Además, es interesante su utilización a la hora de curar problemas bucales, como llagas o encías inflamadas.
  • Antiquemaduras: Son apósitos útiles en caso de quemaduras leves, que ayudan a refrescar la piel.
  • Crema antiinflamatoria: Son adecuadas para golpes o contusiones. Tienen la ventaja que penetran poco, de ahí que sean recomendadas para lesiones únicamente superficiales.
  • Esparadrapo: Debe ser un esparadrapo alergénico. Su función es exactamente la misma que la de las tiritas: protegen las heridas para evitar golpes o infecciones.
  • Jabón neutro: En muchas ocasiones es más adecuado que el agua oxigenada. De hecho, muchos médicos lo recomiendan como medida única a la hora de limpiar y desinfectar una herida leve.
  • Medicamentos: Aunque la automedicación no está en absoluto recomendada, es aconsejable contar con paracetamol (adecuados para combatir dolores por su virtud analgésica y para bajar la fiebre), e ibuprofeno (antiinflamatorio muy eficaz). No debes olvidarte que la aspirina no debe darse a niños. Eso sí, antes de dar un medicamento a tu hijo debe siempre contar con la prescripción de su pediatra.
  • Termómetro: Debe ser preferentemente digital, dado que los termómetros de mercurio ya no se fabrican por ser tóxicos.
  • Tiritas: Adecuadas para proteger determinadas heridas leves, sobretodo aquellas de pequeño tamaño. Las mejores son las tiritas plastificadas con pegue.
  • Vendas: Fijan la zona a tratar ante una herida. Las más recomendadas son las vendas elásticas, al ser más cómodas.

En Natursan | Botiquín casero

Hacer un comentario