Ahora que ya nos encontramos oficialmente en otoño y que de alguna u otra forma comienza a hacer frío, y llega el mal tiempo, las madres deben cuidar y proteger aún más si cabe la salud de los más pequeños.

bronquitis-en-ninos

Gripe, resfriados, laringitis… Muchas son las afecciones que pueden repercutir en la salud de nuestros hijos, en los que a veces tomar todas las medidas para aumentar las defensas puede no ser del todo suficiente.

En esta ocasión nos vamos a ocupar de un tema de vital interés por el momento en el que precisamente nos encontramos: la bronquitis en los niños.

Bronquitis infantil

La bronquitis es definida como la inflamación del tejido que recubre los conductos bronquiales, que conectan a la tráquea con los pulmones, el cual produce mucosidad y cubre y protege tanto al sistema respiratorio como a los diferentes órganos y tejidos involucrados en la respiración.

En estos casos, cuando una persona padece bronquitis, le tiende a resultar más difícil que el aire realice su recorrido normal dentro y fuera de los pulmones.

Tipos de bronquitis

Fundamentalmente existen dos tipos de bronquitis que pueden llegar a afectar tanto a los más pequeños como a jóvenes y adultos:

  • Bronquitis aguda
    Consiste en una infección del árbol bronquial, de forma que cuando estos tubos se hinchan o infectan, formándose mucosidad espesa que dificulta la respiración.
    En la mayoría de las ocasiones, el origen se debe a la presencia de un virus que ataca el tejido de revestimiento bronquial, exactamente el mismo que provoca los resfriados y que se esparce por el aire o las manos cuando las personas tosen.
    Uno de los síntomas más característicos es la tos, y en lo que se refiere al tratamiento, los antibióticos no tienden a ser de ayuda. La duración de esta afección puede ser de varias semanas o meses.
  • Bronquitis crónica
    Las bronquitis crónica pueden ser leves o severas, pero tienen una duración más prolongada que la anterior. En estos casos los tubos bronquiales continúan inflamados, irritados, y también tienden a producir mucosidad en exceso.
    Una de las causas más comunes en la bronquitis crónica, aunque son las mismas de la bronquitis agudas, es el hábito de fumar.
    Por regla general tiende a manifestarse más por las noches.

Recomendaciones para las madres

Lo ideal es consultar siempre de manera temprana con un especialista, así como seguir en el pequeño una serie de hábitos saludables.

Se debe seguir la medicación dada por el médico, que pueden ser jarabes, comprimidos y aerosoles.

Igualmente, un programa de ejercicio moderado ayuda al niño a tener una vida algo más activa, y aunque es cierto que la actividad física no mejora la función de los pulmones, sí ayuda a aumentar la tolerancia al esfuerzo del corazón.

No hay que olvidar tampoco el seguir una nutrición y una hidratación adecuadas, ya que los hábitos nutricionales adecuados desempeñan una función muy importante.

Christian Pérez

2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario