Prevenir el corte de digestión en los niñosAunque popularmente es conocido como corte de digestión, en realidad se trata de un nombre o una denominación que cuanto menos no es en absoluto cierta. Más concretamente, el término adecuado es “shock periférico”, o “reflejo por inmersión”.

Como ya te comentamos en una nota anterior en la que te hablábamos sobre el corte de digestión en los niños, no es cierto que se produzca un corte de digestión entendido como tal: en realidad, lo que se produce en un shock como consecuencia del cambio brusco de temperatura que sufre nuestro organismo.

En el caso de los más pequeños, el corte de digestión es común, sobretodo si tenemos en cuenta que suelen pasar la mayor parte del tiempo en el agua, y es habitual que entren en ella bruscamente y no poco a poco.

Cómo prevenir el corte de digestión en los más pequeños

Antes de hablarte de la recomendación principal a la hora de evitar el corte de digestión, debemos tener en consideración que el culpable de que se produzcan este tipo de muertes es el fuerte impacto con el agua fría, sobretodo cuando nos metemos de forma brusca y rápida.

En el caso de los más peques no hay duda que debemos extremar las precauciones y vigilarlos muy de cerca, sobretodo para evitar que se introduzcan rápidamente en el agua incluso aunque no hayan comido antes.

Por ello, es importantísimo remojar muy despacio cada parte de su cuerpo, lo que ayudaremos a que su pequeño organismo se acostumbre a la temperatura tan fría del agua,  y no se produzca el citado shock periférico por dificultades en la vasculación.

Imagen | bunnygoth

Hacer un comentario