Receta de compota de frutas secas

Receta de compota de frutas secas, ideal para bebés que se elabora con orejones de albaricoque y manzana. Conoce cómo hacerla paso a paso.

compota frutas secasLas compotas de frutas son ideales cuando el bebé ha alcanzado ya entre los 4 a 6 meses de edad, siendo éste el momento oportuno para que la mamá empiece a darle alimentos más sólidos, que suele coincidir con la denominada como etapa del destete (es decir, el paso de la lactancia materna al consumo de alimentos más sólidos).

Lo ideal durante esta etapa, especialmente al comienzo, es optar por frutas que no causen reacciones ni alergias al bebé. Por tanto, las más adecuadas son las manzanas, peras, albaricoques y melocotones.

No obstante, cuando el bebé va cumpliendo unos pocos meses más es posible optar por frutas secas, que podemos combinar con frutas frescas que ya al bebé le gusten.

Te proponemos en esta ocasión una deliciosa compota de frutas secas, elaborada con orejones de albaricoque y manzana. ¿Te animas a que tu bebé la pruebe?

Cómo hacer compota de frutas secas

Ingredientes

  • 50 gr. de orejones de albaricoque
  • 1 manzana
  • Agua

Preparación

En primer lugar pela la manzana, retira sus semillas y córtala en cuadraditos pequeños.

Ponla en una cacerola con agua junto con el albaricoque y cuece a fuego lento durante 10 minutos.

Escurra y con ayuda de una batidora tritura el albaricoque y la manzana. Puedes añadir un poco de agua para que no sea tan espesa.

Beneficios nutricionales de la compota de frutas secas

Nos encontramos en esta ocasión con una receta de compota que, además de deliciosa, resulta interesantísima desde un punto de vista nutricional.

Por un lado, la manzana es rica en fibra, vitaminas A y C, y minerales como el calcio, hierro, magnesio y potasio; también aporta flavonoides.

Por otro, los orejones de albaricoques ayudan al estreñimiento del bebé gracias a su efecto laxante, y destacan por su altísimo contenido en vitamina C, betacarotenos y vitamina A.

Hacer un comentario