Cómo prevenir el resfriado del bebé: descubre consejos sencillos y útiles en la prevención de los resfriados para tus hijos en otoño e invierno.

Con la llegada del frío tras el comienzo del otoño también tiende a inaugurarse la temporada tanto de resfriados como de gripes. De hecho es incluso habitual que antes de empezar la época de resfriados muchas mamás se preocupen en aumentar las defensas de sus pequeños, pero ¿qué consejos seguir a la hora de prevenir el resfriado en un bebé?.

Los bebés tienden a ser los más vulnerables al ataque de los virus, de ahí que puedan resfriarse con mayor frecuencia, no siendo difícil incluso que durante los meses de otoño e invierno tiendan a enfermarse una media de dos o tres veces.

Prevenir los resfriados en el bebé

Si nuestro bebé se resfría no debemos preocuparnos y sí ocuparnos. Preocuparnos si tenemos en cuenta que se trata de una infección benigna que tiende a curarse por sí sola en unos días. Pero sí es cierto que debemos ocuparnos en aliviar las molestias que pueda sentir el pequeño (la congestión nasal –de hecho- suele ser uno de los más molestos, sobretodo a lo largo de la noche).

Pero antes de que nuestro bebé se resfríe, existen algunas precauciones y consejos que puedes tener en cuenta desde la llegada del otoño:

  • Lávate bien las manos siempre que vayas a coger al bebé.
  • Evita estornudar o toser cerca del bebé.
  • Siempre que estornudes o tosas tápate la boca y la nariz con un pañuelo de papel. Luego tíralo a la basura y lávate bien las manos.
  • Ventila bien las habitaciones. De esta forma evitarás que los microorganismos se concentren.
  • Hidrata bien al bebé.
  • Cada vez que bañes al bebé envuélvelo rápidamente con una toalla con capucha para evitar que coja frío.
  • Para impedir que el bebé sude y esté más expuesto a los cambios de temperatura bruscos vístelo con ropa que no le comprima.

Imagen | roxeteer

Hacer un comentario