frutas-bebeAl igual que ocurre con las papillas, los zumos se convierten en una buena opción nutritiva para los bebés, dado que las frutas les aportan todos los nutrientes esenciales que su pequeño organismo necesita para desarrollarse y crecer con salud.

Dentro de las diferentes recetas de papillas que podemos preparar para el pequeño, nos encontramos con que la gran mayoría son elaboradas a base de frutas. No en vano, entre ellas, destacan por ejemplo la papilla de manzana, la papilla de pera o la papilla de plátano y naranja.

Teniendo en cuenta cuándo dar la primera papilla al bebé, seguramente muchas madres se pregunten cuándo dar fruta al bebé.

¿Cuándo dar las primeras frutas al bebé?

Teniendo en consideración que el bebé lactante no tiene grandes reservas, es recomendable que la fruta se introduzca en su dieta siempre en forma de zumo, hacia el segundo mes de vida.

En este sentido, las primeras frutas deben ser la mandarina y la naranja, dándole media cucharada al día.

Según vayan pasando las semanas se irá aumentando la cantidad. Así, por ejemplo, hacia el tercer mes podemos darle al bebé 3 cucharaditas de zumo, repartidas eso sí entre las tomas de la mañana y la tarde.

Asimismo, es en este mes cuando se puede introducir la pera, la sandía, el melocotón, la uva y el limón.

Llegado el cuarto mes, se añadirán no solo las frutas ya mencionadas, sino la manzana, piña, ciruela, granada y albaricoque. Y, finalmente, con la llegada del quinto mes, lo ideal es añadir el resto de la fruta (sobretodo plátano).

Hacer un comentario