depresion-embarazo Durante el embarazo en el cuerpo de la madre tienden a producirse una serie de cambios sumamente importantes que, de alguna u otra forma, permitirán que la gestación del nuevo bebé llegue a buen término.

Sin embargo, también durante esta importante etapa en la vida de la mujer se producen a su vez una serie de cambios hormonales que repercuten en el estado de ánimo y en el propio bienestar de la futura mamá.

Por ejemplo, suele ser común que el humor de la embarazada tienda a cambiar dependiendo de los días, y también es habitual que muchas futuras mamás se pregunten acerca del deseo sexual en el embarazo, ya que en algunas ocasiones puede tender a disminuir.

No obstante, otra de las cuestiones más importantes dentro de este interesantísimo apartado, y que más suele preocupar a las embarazadas, es la relación que puede existir realmente entre la depresión y embarazo.

Depresión en el embarazo, ¿es normal?

Suele ser común que, por ejemplo, después del embarazo tienda a aparecer un tipo de depresión muy determinada que puede aparecer tanto en la madre (depresión posparto en la madre) como en el padre (depresión posparto en el padre).

Sin embargo, es cierto que, durante el embarazo, no tienen por qué ser más frecuentes los estados depresivos en la embarazada. A no ser que, claro está, puedan existir determinadas circunstancias especiales, ya que suele ser más habitual que estos estados sí tiendan a aparecer una vez nacido el pequeño.

De aparecer un estado depresivo, éste suele estar relacionado con el denominado como Baby Blues, consistente en un estado de tristeza, de apatía y de cambios de humor que, por regla general, tienden a ser totalmente normales.

En estos casos, es sumamente importante que la pareja apoye a la futura mamá en estos días, para que así esta situación no se convierta en algo más difícil para ella.

Hacer un comentario