diabetes-gestacional La diabetes gestacional se diagnostica alrededor de la semana 20-22 de embarazo y debería controlarse rápidamente para evitar un aumento excesivo del niño que esté creciendo dentro del útero.

Este trastorno que comienza con la dificultad de controlar el nivel de azúcar en sangre, es decir, la glicemia, durante el embarazo, motivo por el cual se debe seguir una dieta para diabetes gestacional.

Durante los nueves meses de gestación, la placenta segrega una sucesión de hormonas que pueden provocar una forma de insulino-resistencia, la cual aumentará la concentración de glucosa en la sangre.

Naturalmente, el páncreas se encarga de controlar la situación multiplicando la producción de esta hormona, si por alguna razón esto no ocurriera, porque el páncreas de la mamá no puede hacerlo, se puede presentar la diabetes gestacional.

¿Cómo se diagnostica la diabetes gestacional?

La forma más rápida y sencilla de diagnosticar la diabetes gestacional es someter a la futura mamá a la llamada curva de sobrecarga.

Otra forma de descubrir si la mamá padece diabetes gestacional es realizar una ecografía de alta resolución, que determinará con precisión la cantidad de grasa subcutánea que se está creando en el niño.

Con ello también se podrá comprobar si el feto crece demasiado acelerado o si el líquido amniótico es normal y si la repartición de grasa corporal es homogénea.

Que se está permitido y prohibido

  • Si la mamá padece diabetes gestacional, tendrá que mantener y seguir una dieta controlada, que por supuesto debe ser hipocalórica pero sobre todo, equilibrada.
  • Está prohibido la ingesta de dulces y edulcorantes, para suplir estos alimentos podemos sustituirlos por fructosa que ayudara a disminuir el consumo de azúcar y de bebidas con gas.
  • El consumo de fibra natural derivada de las verduras y las frutas es muy recomendable para este tipo de trastornos.

Si por alguna razón, el niño sigue creciendo y la dieta que toma la madre no es suficiente, el médico deberá valorar la conveniencia de comenzar un tratamiento de insulina en dosis bajas, que se interrumpirá después del nacimiento.

De todas formas, la diabetes gestacional la mayoria de las veces desaparece después del embarazo, aunque no debemos infravalorarla y tomar las medidas oportunas desde el momento en que aparece.

Hacer un comentario