Si eres madre o tienes algún sobrino o primo pequeño, o si incluso te acuerdas de cuándo eras pequeña, seguramente sabrás que a los niños les encanta el sabor dulce de forma natural.

ninos-azucar

No en vano, no se puede olvidar que su primer alimento (la leche materna) tiene en sí un sabor dulce. Pero como suponemos, y aunque a nuestros hijos les encante lo dulce, una alimentación equilibrada (rica en frutas, verduras, hortalizas, legumbres, carnes y pescados) no pueden contener mucha azúcar.

Esto se traduce en que, por ejemplo, no puede contener más allá de un 10% de azúcar, o de hidratos de carbono simples como el azúcar.

Los alimentos azucarados, como todo en exceso, son malos, pero tomar un yogur con un poco de azúcar, endulzar una bebida (por ejemplo leche con chocolate o un zumo de naranja), o comer algún pastel no será perjudicial para nuestro hijo, pero sólo de vez en cuando.

Si das vía libre a que tu hijo se ponga el azúcar que desee en algunos alimentos determinados, estate muy alerta si tiende a comer muchos alimentos ricos en azúcar, o si por ejemplo en los yogures se tiende a poner dos o más cucharaditas de azúcar.

El azúcar es bueno, por supuesto, pero en su justa medida. Si controlamos su consumo, ayudaremos a que nuestro hijo crezca sano y saludable.

Información relacionada | Lo que no puede faltar en nuestra dieta

6 comentarios a este artículo

Hacer un comentario