El hidrocele en bebés y niños varones aparece cuando el escroto se llena de líquido y uno de los testículos se hace más grande que el otro. ¿Qué síntomas y qué tratamientos se pueden dar en el hidrocele?

hidrocele-bebe

En el desarrollo normal de los testículos de los niños, éstos descienden por un conducto desde el abdomen hasta el escroto.

No obstante, a veces, este conducto no se cierra y el escroto tiende a acumular líquido en su interior, cuyo resultado es la formación de lo que los expertos llaman hidrocele.

Aunque hay muchas madres que se alarman ante esta situación, no hay por qué preocuparse, ya que en la mayoría de los casos, el hidrocele desaparece de forma espontánea en unos pocos meses.

Síntomas del hidrocele en los bebés

El primer síntoma del hidrocele es la aparición de una hinchazón de un testículo por uno o ambos lados.

Puede alarmar a las madres, ya que aunque en sí no resulta doloroso, un testículo se muestra con un tamaño superior al otro y con un color algo más claro.

Tratamiento del hidrocele en bebés

No debemos olvidar que el hidrocele es un problema común en los recién nacidos, y en la mayoría de los casos no reviste ninguna gravedad, ya que no se requiere ningún tipo de tratamiento, pues el hidrocele (líquido acumulado) desaparecerá hacia los seis o los doce meses.

En muy raras ocasiones un hidrocele puede desembocar en una hernia inguinal, aunque en estos casos será necesaria la intervención quirúrgica.

Más información  | Hidrocele

Hacer un comentario