La alimentación complementaria es un paso importante en la nutrición del bebé, ya que supone el paso de la leche materna o de fórmula a sus primeras frutas y verduras. Te explicamos cómo hacerlo según la edad del bebé.

Cuando el bebé cumple 4 meses aparecen los primeros cambios en su alimentación. Su aparato digestivo comienza a cambiar y también a estar preparado para nuevos alimentos. Sus necesidades nutricionales también van cambiando a medida que va cumpliendo meses de vida.

Hasta ahora su alimento ha sido únicamente leche, a partir de ahora a la leche que habitualmente toma se le añade una cucharadita de cereales sin gluten. Además de los cereales sin gluten, en la nueva dieta del bebé aparecen nuevos alimentos, es el paso a la alimentación complementaria.

alimentacion-complementaria-bebe

Las necesidades del bebé tienen que irse cubriendo con nuevos alimentos para que su desarrollo y crecimiento sea el adecuado.

Según aconseja la AEP, Asociación Española de Pediatría la introducción de los diferentes alimentos puede variar en función de las necesidades de cada bebé, siendo el pediatra quién informará del orden más adecuado para el bebé.

La AEP, resalta también la importancia de que la introducción de los diferentes alimentos se haga de forma individual, y con un intervalo de entre 3 y 5 días, para poder detectar posibles alergias, sí los introducimos todos a la vez será difícil saber cuál le ha provocado una reacción alérgica.

¿Cuándo comenzar la alimentación complementaria?

La alimentación complementaria se iniciará alrededor de los 5-6 meses y a los 6 meses en caso de lactancia materna exclusiva.

Los primeros alimentos del bebé junto con los cereales sin gluten son las frutas. Estas frutas son la manzana, la pera, la naranja, el plátano y la papaya.

La introducción de estas primeras frutas como aconseja la APE, se hará de una en una para poder observar sí surge alergia a alguna de ellas. Si en algún momento el bebé presenta estreñimiento evitaremos la manzana y el plátano y le daremos más naranja, o pera, ya que son más laxantes.

compotas

De no presentar problemas de alergia podremos mezclarlas para elaborar compotas o papillas de frutas variadas. Junto con las papillas y compotas de frutas también se incluyen los primeros zumos del bebé, comenzando con el zumo de naranja.

Los zumos son una manera más de introducir los líquidos en la dieta del bebé además de la leche y el agua mineral.

A partir de los 5 meses los nuevos alimentos que el bebé consumirá además de las primeras frutas, son las primeras verduras. Estas primeras verduras son: la calabaza, el calabacín, la zanahoria, las habichuelas, la batata y las papas.

La introducción de estas primeras verduras se hará como con las frutas. Daremos al bebé las verduras en forma de purés que elaboraremos con una sola verdura. La verdura la acompañaremos con unas papas y un trozo de batata, agua para cubrir y nada de sal.

Así hasta que las haya probado todas y las haya tolerado sin presentar alergias o intolerancias.

Es importante que las frutas y las verduras que vayamos a ofrecer al bebé sean frescas, que no estén magulladas o estropeadas.

pures

Los cereales sin gluten serán sustituidos por cereales con gluten cuando el bebé haya cumplido los 6 meses.

Más adelante se irán introduciendo el resto de las frutas que se suelen incluir cuando el bebé tenga un año porque estas frutas pueden provocar alergias como es el caso del melocotón, el albaricoque, ciruelas, sandias, uvas.

Las fresas y las frutas tropicales se incluyen cuando el bebé tenga 2 años de vida.

También se incorporarán el resto de las verduras. Otros alimentos son la carne que añadiremos al puré de verduras cuando el bebé tenga 7 meses. Comenzaremos con pollo sin piel, pavo, luego carne de ternera y cordero.

El pescado cuando el bebé tenga 7 u 8 meses.Pescado blanco como, merluza, gallo, lenguado, bacalao, junto a las verduras con las que elaboraremos el puré.

El pescado azul se introducirá a partir del año, podemos darle pescados azules pequeños como salmonetes, caballas, sardinas.

A partir de los 7 u 8 meses podemos ofrecer pequeñas cantidades de yogurt y quesos.

Comenzaremos con los yogures elaborados con leche de continuación o también yogures con lactobacilos o bífidus.

papillas

A los 8 o 9 meses podemos darle huevo y se introducirá también poco a poco. Comenzaremos con la yema cocida que moleremos junto al puré que ese día vaya a comer, puede comer yema cocida hasta 3 veces en la semana.

La textura del puré deberá cambiar, los purés menos triturados, para que el bebé se vaya iniciando en la masticación y en las nuevas texturas. Una vez que haya tolerado la yema, introducimos también la clara cocida.

A partir de los 10 o 12 meses podremos comenzar con las legumbres, las primeras legumbres serán sin piel, como lentejas peladas.

Aconsejamos seguir siempre las pautas y recomendaciones de tú pediatra, sin lugar a dudas será el mejor consejero para que el crecimiento y desarrollo del bebé sea óptimo.

Imágenes | ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

Hacer un comentario