Encopresis en niños

Valora el artículo:

La encopresis o incontinencia de las heces es una pérdida espontánea o automática de las heces que provoca el manchado de las ropas y es frecuente en niños de 4 o 5 años de edad.

nina-usando-orinal

Este trastorno se produce por la constipación crónica o prolongada, con ella los niños tienen menos evacuaciones intestinales y pueden ser duras, secas y más difíciles de lo normal.

La encopresis también puede estar causada por enfermedades orgánicas o simples trastornos psicológicos. El problema de tener las heces incrustadas en el colón puede ocasionar un componente semilíquido que se derrama por el ano como involuntario a la dilatación del colón.

En ocasiones una adecuada educación del ritmo de las heces de los niños y que aprendan cuando se debe obrar y cuando no, es indispensable para mantener su estado equilibrado y no se produzcan acontecimientos desagradables donde quieran que estén.

Dentro del ambito psicológico, los niños reproducen encopresis por la necesidad de llamar la atención en distintas situaciones de su vida, por la llegada de un hermano o porque se sienten inseguros.

Normalmente la encopresis que se presentan en los niños, provoca verguenza ante los demás, sintiéndose culpables y con la necesidad de ocultar el problema.

Para prevenirnos de que nuetros hijos desarrollen esa incontinencia de las heces, se debe educar y entrenar al niño a utiliar el inodoro lo antes posible, por supuesto con la supervisión de los padres, para que se vayan acostumbrando y así evitar en la medida de lo posible el problema en cuestión.

El principio del tratamiento es cuidar a los niños de los problemas de estreñimiento, educarlos consecuentemente y estimular el hábito de ir al baño en el momento indicado.

Si existe un estreñimiento, los niños deben tener una dieta basada en fibra, legumbres, frutas, cereales integrales y mucha cantidad de agua y líquidos que ayuden a disminuirlo.

Por el contrario, cuando la encopresis se desarrolla por un trastorno psicológico, es aconsejable acudir a un psicólogo para que diagnostique el problema en concreto y proporcionarle la ayuda necesaria para tratar el problema.

Por último desarrollaremos los síntomas que delatan la sensación de encopresis en el niño:

  • Defecaciones acuosas.
  • Rascar o frotar la zona del ano que provoca la irritación del ano.
  • Evacuaciones involuntarias y sin advertencia.
  • Introversión social, con amigos y familiares.
  • Guardar la ropa interior y encubrirla.

Si observamos que nuestro hijo presenta alguno de estos factores es posible que haya desarrollado incontinencia fecal, por lo que debemos actuar de manera rápida y eficaz, ayudando a nuestro hijo en su “pequeño” problema con cariño, respeto y protección.

2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario