Hay ciertas enfermedades que no se manifiestan en el bebé al nacer, no son ni hereditarias ni transmitidas por gérmenes, ocurren al azar y si no son tratadas a tiempo producen retardo mental severo o pueden ocasionar muerte súbita en el niño. Algunas de ellas, si son detectadas a tiempo, se pueden tratar, y el niño que es correctamente tratado, es un niño normal. Al momento de nacer o en los días próximos, se hace por única vez, un análisis para detectar estas posibles enfermedades.

¿Qué pruebas realizar?

Son convenientes las pruebas que pueden detectar estas tres enfemedades:

• Hipotiroidismo congénito
• Fenilcetonuria
• Hiperplasia suprarrenal congénita.

El Hipotiroidismo congénito

Significa una falla que puede ser total o parcial, e incluso la ausencia de la glándula tiroides, lo que provoca la no producción de hormonas tiroideas. Esta diferencia en el lapso neonatal provoca grandes retardos en el crecimiento y desarrollo mental. Para detectarla se debe analizar en el niño la TSH, aplicada al la sangre del cordón umbilical, en el caso de que no sea posible realizarla en dicha sangre, se deben esperar 48 horas para realizarlo. Cuando se diagnostica esta enfermedad el tratamiento no es para nada complejo. Se administran al bebé hormonas tiroideas (T4) con un comprimido diario, lo que hará de él un niño completamente normal. Es conveniente, digamos necesario, que el tratamiento se inicie antes de los 15 días de nacido, y así asegurarse del normal desarrollo físico y psíquico.

 

2 comentarios a este artículo
  1. hola soy maestra de educaciòn especial tengo un alumna que presenta Hipotiroidismo pudiera darme informaciòn sobre actividades de enseñanza y como poder ayudarla para esa enfermedad que padece que es por genetica

Hacer un comentario