Desde antes de llegar al mundo, los bebés ya saben lo que es nadar y desenvolverse en el agua, pues vivir 9 meses dentro del útero de su madre es todo un reto sobretodo para ellos que se hayan envueltos por líquidos que le ayudarán a su crecimiento durante esos meses.

1

Inicialmente no hay niño que no le guste el agua, muchos son los que se sorprenden al verla, pues a pesar de ser inholora, incolora e insípida, ellos no sienten temor al presentarse al agua para bañarse.

El agua tiene un poder estimulador para los más pequeños y no hay duda que los niños se sienten atraídos por ella, no solo para bañarse si no para practicar juegos al lado de sus mamás o sus amigos.

A continuación nombraremos algunos de los beneficios que proporciona el agua en los más pequeños:

  • Brinda nuevas sensaciones, durante el baño, los niños se sienten más ligeros y se persiven más libres de hacer nuevos movimientos y juegos que ayudarán a su imaginación.
  • Aumenta y fomenta la creatividad. Existen algunos estudios que confirman que aquellos niños que durante los primeros meses de vida realizan algun tipo de actividad en el agua, tendrán más imaginación que el resto, ya que el agua es muy estimulante.
  • Ofrece protección y estrecha lazos con los padres, aporta seguridad y confianza.
  • Participa en la relajación y abre el apetito, realizar actividades en el agua estimula el hambre, por lo que resulta esencial para niños inapetentes.

Por estos beneficios y otros más, ahora más durante el verano, nuestros bebés deben disfrutar del agua y de lo que pueden aportarles, todo lo que sea bueno para su crecimiento, será esencial para ayudarle a crecer con salud.

2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario