aceleracion-parto En diferentes circunstancias, sobretodo cuando hay probabilidades de que el niño o la madre puedan estar en peligro se continúa el embarazo, la inducción del parto tiende a estar recomendada.

Esas circunstancias tienden a ocurrir, generalmente, si el bebé tarda demasiado en nacer, o si por alguna razón en concreto, la placenta da muestras de no estar funcionando como debe.

Dado que la inducción del parto es algo planeado, las madres le pueden preguntar al médico todas las dudas que puedan tener sobre ello, especialmente para resolver todas aquellas preguntas que surjan sobre las implicaciones que ello pueda tener.

Métodos para inducir el parto

El parto puede ser acelerado a partir de varios métodos para inducir el parto. Te explicamos las más usuales en las siguientes líneas:

  • Cuando el parto no empieza después de romperse las aguas, se pone un goteo de oxitocina en una vena de la madre. La velocidad del goteo es regulada para que las contracciones se produzcan con la misma frecuencia que en un parto normal. También resulta útil utilizar este goteo cuando el parto empieza normalmente, pero avanza demasiado despacio.
  • Cuando el cérvix aún no está abierto y blando, se introducen geles, pesarios o tabletas en la vagina, alrededor del cérvix, las cuales contienen prostaglandina, que lo ablanda y ayuda a iniciar el parto. En este sentido, cuando el cérvix se ablanda, las membradas que rodean al niño pueden romperse con una mayor facilidad.

Imagen | Carolyne Robbins-Pagel

Hacer un comentario