juego-bebe-piscina Ahora que se acerca el buen tiempo, y que si bien es cierto que ya nos encontramos en la primavera (alergia al polen en niños), falta poquísimo para que oficialmente llegue el verano, muchas madres nos preguntan a razón de cuándo es recomendable que el bebé pueda jugar en la piscina.

Sabemos en este sentido que el agua es algo sumamente beneficioso para la propia salud de los más peques, aunque se deben conocer algunas pautas básicas que ayuden a protegerlos.

Por ello, quizá sea útil preguntarnos, ¿cuándo puede jugar bebé en la piscina? ¿cuándo podemos practicar juegos en la piscina con el bebé?.

Jugar con el bebé en la piscina, ¿cuándo es recomendable?

Los pediatras aconsejan que bebés de menos de 5 meses no sean llevados a la piscina, dado que antes de este tiempo, su sistema inmunitario aún se encuentra inmaduro, a la par que son sumamente sensibles a los cambios de temperatura.

A partir de esta edad (recuerda, a partir de los 5 meses de edad), siempre y cuando no exista contraindicación médica, sí que puedes iniciar a tu pequeño en los juegos en la piscina.

Eso sí, en un primer momento, lo más recomendable es acudir a la consulta de su pediatra para consultarte si el pequeño ya puede bañarse o no en una piscina.

Las piscinas de los niños tienen una temperatura mayor que la de los adultos (generalmente alcanzan los 32ºC de temperatura de media), y los encargados purifican el agua con ozono o con bromo, los cuales son mucho más saludables que el cloro.

Lo fundamental una vez comencemos a jugar con el bebé, es que éste se divierta, se relaje y disfrute con el juego, lejos de que aprenda a nadar en un determinado número de sesiones.

Y no te olvides: es fundamental que le apliques al pequeño un poco de leche o crema protectora contra el sol, sobretodo cada vez que salga del agua.

Hacer un comentario