La importancia de conservar los juegos clásicos

Tanto los juguetes como los juegos clásicos con aquellos juegos a los que jugábamos cuando éramos pequeños, cuando los videojuegos o los ordenadores aún no estaban tan extendidos.

¿Quién no ha crecido con estos juegos? Son juegos que forman parte de recuerdos entrañables y que hoy en la actualidad debido al ritmo de vida que llevamos en las ciudades peligra su desaparición. Transmitidos de generación en generación los juegos tradicionales suelen presentar características de la zona o región a la que pertenecen.

juegos clásicos

Los juegos clásicos ayudan a los niños a desarrollar algunas capacidades como: descubrir el entorno en el que viven, les inician en la aceptación de normas comunes y compartidas favorecen la comunicación y la adquisición del lenguaje, transmite usos lingüísticos, generando un vocabulario específico. Los juegos tradicionales son un vehículo de socialización frente a los juegos que mantienen al niño pasivo y aislado como ocurre actualmente con los videojuegos o los ordenadores. La mayoría de estos juegos son colectivos lo que les ayudará sin lugar a dudas a educarles para la convivencia.

En verano y concretamente en vacaciones disponemos de más tiempo libre para poder estar y jugar con nuestros hijos. Aprovecha estos momentos para enseñarle algunos juegos tradicionales con los que tú hayas crecido. Notarás como disfrutan y se muestran interesados por aprenderlos. Es una buena forma de recuperar los juegos que nos enseñaron nuestros padres y abuelos para evitar que vayan quedando en el olvido.

Son juegos como: el pañuelito, la gallinita ciega, el zapatito de cristal, el burro, la comba, al pasar la barca, el corro de la patata, las cuatro esquinas, carreras de sacos, las chapas, las canicas, cara y cruz.

Imagen | woodleywonderworks

Hacer un comentario