La anestesia epidural es una “analgesia regional”. Consiste en inyectar la anestesia a través de un catéter situado en el espacio epidural y permite tanto la pérdida del dolor como la pérdida de sensación.

La anestesia epidural permite disfrutar de un parto sin dolor, aunque también tiene sus inconvenientes. Hoy os explicaremos sus ventajas y sus desventajas:

Ventajas:

  • La mujer asiste al parto totalmente despierta.
  • La madre puede recibir a su pequeño más o menos descansada, y sin el desgaste psicológico de la persona que lleva horas sufriendo el dolor.
  • Al reducir la presión sanguínea va muy bien para mujeres con la tensión alta.
  • Permite la participación activa de la mujer, en caso de cesárea.
  • La mamá se relaja, lo que hace que mejore la circulación sanguínea y el suministro de oxígeno al bebé.
  • Mejora el proceso de dilatación.

Inconvenientes:

  • Puede darse una bajada rápida de tensión, lo que afecta al feto, por eso se mantiene a la mdre, en todo momento, hidratada con suero.
  • Puede alargarse el proceso de dilatación.
  • La madre suele perder la capacidad de empujar, por lo que aumenta la posibilidad del uso de fórceps, ventosa e incluso de cesárea.

Posibles efectos secundarios:

  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Picores e infecciones en la zona de punción – Los tatuajes en la zona de punción favorecen las infecciones.
  • Dolores en la zona del pinchazo.
  • Riesgo de sufrir una lesión medular.

Más información | bebesymas

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario