La dieta vegetariana en los bebés es un tema que crea mucha polémica, con sus detractores y sus defensores. Si los padres están convencidos de que el bebé sea vegetariano, deben de disponer de la información necesaria para que su alimentación sea sana, y por ello la consulta a un experto en nutrición se hace indispensable.

ninos-vegetarianos-333x5001

Para que la dieta vegetariana de un niño sea la correcta y obtenga todos los nutrientes necesarios se debe tener en cuenta que las comidas principales deben estar compuestas por alimentos que les proporcionen energía, vitaminas, proteínas, minerales, en cantidades razonables para el niño.

Todas estas propiedades las podemos encontrar en:

  • Hidratos de carbono – Principal fuente de energía. Se encuentra en los cereales, tubérculos, legumbres, aceite de oliva, semillas, furtos secos, leche y sus derivados, huevos y en las frutas, verduras y hortalizas.
  • Ácidos grasos y Omega 3 – En frutos secos y aceites de semillas.
  • Calcio - En leche y derivados. En caso de intolerancia a la lactosa, existen otros alimentos que propiciarán el calcio, como la soja.
  • Hierro - En huevos, cereales y legumbres.
  • Vitaminas – Presentes en todas las frutas, que se les puede dar tanto en zumos como en piezas, cuando ya son un poquito más grandes.

Los niños, sean o no vegetarianos, tienen los mismos requerimientos nutritivos básicos. Pero mientras el bebé es amamantado, la leche de la madre cubre perfectamente dichas necesidades. Hay que empezar a introducir otro tipo de alimentos a partir de los 3 meses de edad.

Si la madre lleva una dieta vegetariana durante el embarazo, esto implicará que su bebé ya será un “vegetariano neonato”, pero es recomendable que si lo comienza a implantar, lo vaya haciendo gradualmente y así no tendrá el conocido “síndrome de abstinencia de la carne”.

Más información | Enciclopedia de la salud

3 comentarios a este artículo

Hacer un comentario