Desde el primer momento que apuntamos a nuestros hijos al colegio, queremos que aprovechen la mayor parte del tiempo aprendiendo, evolucionando cada día con disciplina y eficacia.

estudiando1

Cuando aún son pequeños el aprender escribir, a leer y resolver las primeras operaciones matemáticas, se convierten en los primeros retos a conseguir por ellos mismos y nos alegramos al ver que son capaces de ello.

Posteriormente cuando ya tienen su propia opinión de las cosas y comienzan a manifestar sus gustos y sus preferencias, muchos son los niños que se desprenden de las tareas del colegio asignadas por los profesores y empiezan a dejarlas a un lado y abandonarlas para otro momento.

Debemos ser consientes del comportamiento de nuestros hijos con los estudios, debemos apoyarlos, seguirlos y ayudarlos desde el primer instante en que cogen un libro en las manos para aprender a estudiar.

Cómo motivar a nuestros hijos al estudio

No podemos dejar que nuestros hijos se tomen la confianza para postergar sus estudios, algo obligatorio y sobretodo beneficioso para su desarrollo.

Los padres deben seguir y acompañar a sus hijos en el largo desarrollo intelectual, porque es su responsabilidad y tienen que conseguir que sus hijos puedan algún día solventar problemas por sí mismos en todos los aspectos de la vida.

El crecimiento intelectual que aprenden los niños durante los años escolares no solo sirve para su desarrollo personal para dedicarse a un trabajo en el futuro, también aporta educación y un crecimiento que ayudará a desarrollarse como persona sabia y como ser humano.

Por ello si observamos que nuestro hijo no se siente motivado, dejando a un lado los estudios y se siente apático cuando lo llevamos a la escuela, debemos hablar con la profesora para que lo ayude y lo apoye en sus estudios pero los padres deben ser los principales maestros en el progreso de su hijo para que se esfuercen y consigan sus metas.

3 comentarios a este artículo

Hacer un comentario