Dejar los pañales no corresponde a un momento exacto en la infancia y los padres no debemos obsesionarnos con ello y sí tomar ciertas estrategias. ¿Cuándo quitarle los pañales al bebé?

La edad apropiada para que el niño/a controle sus esfínteres se suele producir entre los 18 meses y los 3 años. Se puede decir que la mayoría de los niños controlan de manera voluntaria sus necesidades físicas entre los 2 y los 4 años.

Nunca se ha de iniciar el paso sin antes comprobar que el pequeño está preparado: comienza a manifestar molestias si se siente sucio, muchas mañanas al levantarse su pañal está seco…

Adquirir un orinal con formas o colores graciosos puede ser de ayuda. Si la primera vez que se le sienta en él, no se consigue que el niño/a haga sus necesidades, es mejor no insisitir. Ya habrá tiempo para ello.

También existen adaptadores para el inodoro mucho más cómodos en relación a su tamaño y que les hacen perder el miedo a instalarse en él. Es mejor hacer coincidir el momento con el buen tiempo climatológico. Así no constituirá un problema cambiarle cuando sea necesario.

Es bueno celebrar sus conquistas en este sentido pero sin excesivos alardes. El niño ha de sentir que se recompensan sus esfuerzos. De la misma forma también hay que avisarle cuando se ha mojado o manchado pero sin hacer de ello un drama.

Puede pasar que, por el interés de contenerse, se produzca un estreñimiento pasajero. El pañal pasará a ser parte de las noches y de las siestas, hasta desaparecer completamente.

Lo más importante es evitar la ropa difícil de quitar. Así facilitaremos el acto y se hace posible su autonomía.

Información relacionada | Enuresis: cuando el niño se orina en la cama

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario