parto-en-el-agua Cada vez son más las mujeres que buscan una serie de alternativas tanto naturales como alternativas al conocido como parto tradicional a la hora de traer un bebé al mundo.

Entre estas alternativas al parto tradicional, no hay duda que una de las más importantes, destacadas y conocidas, es el denominado como parto en el agua, una opción especialmente indicada para aquellas madres que buscan un parto mucho más natural.

Algunos expertos consideran que si bien es cierto que el parto en el agua es sumamente placentero para la madre debido a que el agua caliente estimula la producción de endorfinas, lo que disminuye la sensación de dolor, y relajar los músculos, también es beneficioso para los bebés, ya que la postura que se adopta facilita la expulsión del bebé.

Pero, ¿cómo debe ser el parto en el agua? ¿Cómo prepararnos para ello?

Parto en el agua: ¿como hacerlo?

Para que el parto en el agua se haga correctamente, una vez que comienzan las contracciones, la mujer debe sumergirse en una bañera-piscina con características especiales con 10 centímetros de agua potable o filtrada, la cual debe estar a 37 grados de temperatura.

En ocasiones, el trabajo de dilatación transcurre en el agua, por lo que si la mujer lo desea, puede salir de la bañera en el momento de la expulsión, aunque una vez que el niño nace, la mujer debe pasar al sillón de parto para la fase de alumbramiento, consistente en la expulsión de la placenta.

Más información | Guía Infantil / Bebes y Más

Hacer un comentario