El bebé suele dar sus primeros pasos más o menos entre los diez y los dieciocho meses; sin embargo, en este aspecto el ritmo de desarrollo de los pequeños/as es sumamente variado.

El que un niño/a comience a andar antes del año no implica que sea más listo ni más ágil que el que lo hace al año y medio. Cada niño/a tiene un progreso diferente y hay que saber respetar su desarrollo.Puede ser que a uno/a le cueste más andar pero, en cambio, comience a hablar antes o viceversa.

Los profesionales han constatado que hacia los seis años, los niños/as suelen igualar sus capacidades.

Antes de que comience a andar, el bebé ha tenido que superar una serie de “pruebas” previas.El proceso comienza por sostener erguida la cabeza y, más adelante, por sentirse capacitado para darse la vuelta por sí solo cuando se coloca boca abajo.

Hacia los ocho meses ya ha de poder mantenerse sentado, sin ayuda de nadie. A los nueve empezará a ponerse de pie. Es en ese momento cuando algunos niños/as descubren que gateando pueden llegar a muchas partes.Otros, no intentan ni apoyar las rodillas en el suelo. Sobre el gateo existen múltiples opiniones, desde las que dicen que es fundamental para el desarrollo del niño/a hasta las que aseguran que los niños/as que gatean tardan más en andar.Lo importante es respetar su evolución natural que el pequeño no se sienta nunca forzado. No hay una edad concreta para que comiencen a andar así que lo mejor es armarse de paciencia y respetar sus deseos, ya habrá tiempo de salir corriendo detrás de ellos/as porque no paran ni un segundo.

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario