Necesidades de proteínas en el embarazo

Necesidades de proteínas en el embarazo: descubre qué proteínas son mejores, cuáles son las necesidades esenciales y qué alimentos son los más ricos en proteínas de calidad.

Dentro de las diferentes necesidades nutricionales en el embarazo, nos encontramos con el consumo de proteínas, unos nutrientes esenciales indispensables dentro de una dieta sana y equilibrada, y especialmente importantes durante el embarazo.

proteinas en el embarazo

¿Por qué? Sobretodo porque participan en la formación y crecimiento del feto, así como en la formación de nuevas estructuras corporales en la futura mamá.

¿Cuántas proteínas se necesitan en el embarazo?

Durante el embarazo es fundamental aumentar el consumo de alimentos ricos en proteínas, como precisamente ocurre con cualquier nutriente esencial (ocurre lo mismo, por ejemplo, en el caso de los carbohidratos).

En este sentido, muchos nutricionistas coinciden en señalar que la ingesta diaria de proteína durante la gestación debe oscilar entre 60 y 100 gramos de proteínas.

¿Cuáles son las mejores proteínas?

Evidentemente no solo vale la cantidad, también el tipo –o en definitiva, la calidad- de la proteína que se consume.

Es importantísimo que sea una proteína de calidad, lo que se  traduce en que este tipo de proteína debe contener todos los aminoácidos necesarios, en cantidades grandes.

En este sentido, aunque se pueda pensar lo contrario, lo cierto es que en su gran mayoría la proteína animal es de calidad, mientras que toda la proteína vegetal no.

De ahí que muchos nutricionistas aconsejen a las futuras mamás a consumir proteína animal cada día.

Alimentos ricos en proteínas de calidad

  • Lácteos: se aconseja tomar entre tres cuartos y un litro de leche al día. También destaca el queso fresco (120 gramos), o el queso curado (60 gramos).
  • Carnes: aportan proteínas de alta calidad. Destaca por ejemplo un plato de 60 a 90 gramos de pollo o carne roja.
  • Pescados: con independencia de que sea un pescado blanco o azul,  se aconseja comer un mínimo de cuatro a cinco veces por semana.
  • Legumbres: las judías, lentejas o guisantes cocinadas son especialmente ricas en proteínas de alta calidad.
  • Frutos secos: se aconseja el consumo de 25 a 30 gramos de frutos secos cada día.

Imagen | miss karen

Christian Pérez

Hacer un comentario