Síndrome Metabólico infantil Se entiende por síndrome metabólico a aquel cuando una persona presenta, al menos, tres de las siguientes alteraciones, patologías o enfermedades: obesidad (principalmente concentrada en el abdomen), diabetes (o resistencia a la insulina), tensión arterial elevada, y niveles altos de colesterol LDL (malo), y bajos los de colesterol HDL (bueno).

No en vano, tal y como opinan muchos expertos en medicina, uno de cada cinco españoles padecen síndrome metabólico, pero muchos de ellos si quiera lo saben.

Peligrosamente, con el aumento de la obesidad infantil y del propio sobrepeso infantil, existen muchísimos niños que padecen en la actualidad este síndrome.

El Síndrome Metabólico en niños

Se estima que, aproximadamente, un 30% de los niños que padecen obesidad, sufren además síndrome metabólico.

No hay que olvidar que este trastorno, además de tener un claro componente hereditario, también esta claramente relacionado con los hábitos de salud poco sanos o malsanos.

Por ejemplo, el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas (chucherías, bollería industrial, comidas basura y rápidas…), bebidas azucaradas y la falta de ejercicio físico son prácticas lamentablemente habituales por parte de muchos niños en los países desarrollados.

Por este motivo, combinar en el pequeño una vida sana con el tratamiento farmacológico adecuado es fundamental para la salud del niño, no sólo para mejorarla, sino para prevenir que ésta se empeore cuando sea joven o adulto.

Christian Pérez

Hacer un comentario