Amamantar a tu bebé es lo mejor que harás por él y también por tu salud. Pero, muchas veces, no resulta tan fácil. Hoy en naturpeques te damos la técnica correcta para que puedas superar y con creces esta etapa tan bonita de vuestra nueva vida juntos.

1458150763_58f46d1aba_m1

1. Toma al bebé sujentando la cabeza y el cuerpo rectos, aproximándolo a tu cuerpo. Su barriga debe estar frente a la tuya y tu pezón siempre debe apuntar a su nariz.

2. Al principio tienes que ir rozando sus labios y nariz con el pezón para incitarle a que abra la boca.

3. Una vez abierta la boca, acércale el pecho, tienes que colocar el pezón en su paladar. El bebé tiene que meter en su boca, todo el pezón y gran parte de la aureola mamaria.

4. La boca del bebé debe estar muy abierta y el labio inferior se debe plegar hacia la barbilla.

5. Cuando termine de succionar, el bebé dejará el pecho por sí solo, así que no tires del pezón, lo mejor es deslizar un dedo entre los labios y el pezón, para romper el vacío.

Si tu bebé come bien , tomará la cantidad que necesite. No te preocupes por la duración de las tomas, cada bebé tiene su ritmo y hay algunos que no tienen bastante con una hora, mientras que otros con media hora ya se han saciado.

Sabrás que tu hijo come lo suficiente porque se encontrará contento y tranquilo, mojará de media, unos 6 pañales al día e irá ganando peso por momentos.

Más información | Los primeros días con tu hijo

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario