diabetes-embarazoSuele ser habitual que, durante el embarazo, a muchas futuras mamás les aparezca la denominada como diabetes gestacional, la cual tiende a diagnosticarse en torno a la semana 20-22 del embarazo.

Precisamente para evitar que la salud del feto se vea perjudicada por esta condición, generalmente temporal, los especialistas recomiendan controlarla rápidamente.

Solo de esta forma se evita un aumento excesivo del niño, el cual crece dentro del útero, y que puede ser peligroso para la madre.

Tengo diabetes estando embarazada, ¿puede ser malo para mi bebé?

Generalmente, y tal y como confirman muchos especialistas, una diabética embarazada no tiene por qué tener problemas durante los meses de gestación, especialmente cuando es bien tratada.

Eso sí, la paciente debe realizar cuatro veces por día su propio autocontrol glucémico por tiras reactivas y punción de los dedos.

De esta manera se procura que la situación metabólica tienda a mantenerse en niveles normales en personas no diabéticas. Y, con ello precisamente, se evitan complicaciones graves.

Entre estas complicaciones graves, por ejemplo, nos encontramos con las alteraciones placentarias, la mortalidad perinatal y los abortos.

Por ello, resulta crucial que, si sientes algunos de los síntomas de la diabetes gestacional, consultes cuando antes a tu médico para que te la pueda o no diagnosticar, en caso de que temporalmente la padezcas.

Imagen / agastecheg (Stock.Xchng)

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario