tipos-padresEs conocido que según la conducta que tengan los padres con sus hijos/as, éstos a su vez mostrarán una determinada actitud o conducta no solo ante ellos mismos, sino ante los demás y, sobretodo, ante la vida.

No debemos olvidarnos de una cuestión fundamental: según como sea nuestra conducta con los pequeños/as, iremos moldeando poco a poco la suya cada día.

Aunque se trata de una cuestión a la que pocos padres prestan atención, lo cierto es que descubrir un poco más sobre los distintos tipos de padres que existen puede ser útil no solo para identificar qué tipo de padre eres, sino para conocer qué debes mejorar, o qué actitudes debes modificar para evitar que tus hijos/as se comporten luego de determinada manera.

Tipos de padres

Existen un total de cuatro tipos generales de padres, conocidos en el ámbito de la Psicología, y de hecho muy estudiados por muchos psicólogos, dado que se ha demostrado que dependiendo del tipo de padre que tengan los niños/as, influye de manera directa en su conducta y sentimientos:

  • Padres autoritarios: Es una persona que se caracteriza por tener un alto grado de exigencia. Debe controlar todo lo que haga el pequeño, de forma que no le da la libertad que éste necesita en muchas ocasiones. Además, suelen ser poco afectuosos y generalmente son faltos en comunicación.
  • Padres permisivos: Son padres con un alto grado de afecto. Les encanta comunicarse con sus hijos/as, pero el control no es su fuerte, de forma que casi les permiten todo.
  • Padres negligentes: Son padres que además de un bajo grado tanto de control emocional como de comunicación, no muestran afecto ni cariño.
  • Padre democrático: Se podría decir que es uno de los modelos a seguir. Son padres con un gran poder de comunicación, afecto y control emocional. Asimismo, son capaces de mostrar afecto a la vez que combinan el control y la exigencia con la comunicación.

Teniendo en cuenta que el tipo de padre democrático es el modelo a seguir, ¿qué crees que deberías cambiar en el comportamiento que sigues cada día con tus hijos/as? ¿Tal vez te falta exigencia o control emocional? ¿No te comunicas como deberías con ellos o no les das el afecto que realmente necesitan?

Tratando de cambiar esas actitudes mejorarás la vida de tus hijos/as, no solo ahora, sino también en su vida juvenil y adulta.

Imagen / BuckDaddy

Hacer un comentario