Trucos para que el bebé se coloque antes del parto

Para que el bebé se coloque bien y correctamente antes del parto existen determinados trucos caseros que ayudan de manera positiva a que la madre lo consiga en el tercer trimestre del embarazo.

trucos-caseros-colocar-bien-bebeUna de las principales preocupaciones de muchas mamás a la hora de llegar al parto, además de que –claro está- todo salga bien tanto para la futura madre como para el recién nacido, es que el bebé esté bien colocado, lo que a su vez facilita el parto y evita posibles riesgos.

Esta preocupación se acrecienta aún más con la llegada del tercer trimestre y del momento en que el parto puede producirse, ya sea porque se adelanta o porque simplemente transcurre con normalidad hasta la fecha determinada en que éste se va a producir.

Seguramente que tu médico te habrá tranquilizado si el bebé se encuentra mal colocado.

No obstante, al igual que existen diferentes estrategias sencillas que ayudan a que tu bebé se coloque bien antes del parto (como es la práctica del yoga, la relajación o la reflexología), existen determinados trucos caseros para que el bebé se coloque bien antes del parto, que te resultarán particularmente útiles.

Trucos caseros para que el bebé se coloque bien antes del parto

Existen determinadas posturas para que el bebé se coloque bien antes del parto, que te resultarán útiles a la hora de ayudar al pequeño a que se coloque bien antes de salir:

  • Postura tumbada: debes colocarte tumbada en tu cama o una zona cómoda, situar los hombros pegados al suelo y las rodillas dobladas. Levanta las caderas hasta que la columna quede a unos 45º del suelo. Durante 10 minutos, mantén esta postura y practícala cada dos horas durante dos días seguidos.
  • Postura en cuclillas: es una de las posturas más conocidas. Consiste en situarte de pie, manteniendo los pies separados, y doblar las rodillas para conseguir que las manos toquen el suelo. Cuando esto sea así, debes descender muy lentamente. Ayudará a que la cabeza del bebé encaje en la pelvis.
  • Postura a gatas: escoge unos cojines cómodos y sitúa los codos sobre ellos, y colócate a gatas. Mantén esta posición unos segundos, para luego levantarte y repetirla varias veces. En el momento en que termines, siéntate en el suelo manteniendo la espalda recta, apoyada en la pared, y cruza las piernas, respirando relajadamente.

Hacer un comentario